martes, 9 de febrero de 2010

Infografía del día


Especie: Steatornis caripensis (Humboldt, 1817)

Nombre común: Guácharo, ave de las cavernas.

Nombre en inglés: Oilbird

Aves de plumaje color castaño rojizo por encima; la región inferior y las coberteras de las alas son de color café apagado a canela. Presentan barras angostas, negro tiznado en la cola y las secundarias, y manchas blancas en la coronilla, las coberteras medianas y la región inferior. Cada una de estas manchas presenta un borde parcial negro; las primarias son café oscuro con las márgenes manchadas de blanco. Miden desde 33 cm. llegando hasta unos 48 cm. de cola a la cabeza y 91cm. a 120cm. de ala a ala, llegando a pesar hasta 2kg. de adulto.

Es de costumbres nocturnas y gregarias, tanto en las cuevas como cuando sale en busca de alimento. Se aleja de las cuevas hasta 25km. en busca de su alimento. Por otra parte, y contrario a la conducta de la mayoría de las aves nocturnas que son carnívoras (se alimentan de otros animales), el guácharo es un ave frugívora, es decir consume sólo frutos, principalmente nueces de varias especies de palmeras y robles los cuales son aceitosos y duros

En las profundas y oscuras cuevas se orienta con un sistema parecido al radar (ecolocación), emitiendo sonidos (clic-clic) que al reflejarse contra los objetos son captados por el ave y le permiten volar en la oscuridad. También emite sonidos fuertes en forma de graznidos, que producen un ruido ensordecedor.

Se encuentra a lo largo de América del Sur (Panamá, Colombia, Guyana, Brasil, Ecuador, Perú, Trinidad, Venezuela y Bolivia). En el Perú las principales cuevas donde habita el guácharo son las Cuevas de San Andrés (Cutervo, Cajamarca), la Cueva de las Lechuzas (Tingo María, Huánuco), la Cueva de Los Tayos (Amazonas) y las de Ninabamba (Cajamarca).

Viven en grandes colonias; anidan en las partes altas de las paredes de las cavernas rocosas, a menudo una buena distancia de la entrada; sus nidos lo constituyen en base a barro y excremento. Entre los meses de diciembre a abril, la hembra pone de dos a cuatro huevos los cuales se tardan en incubar en aproximadamente 33 días. Los polluelos permanecen en el nido hasta 120 días. A las 10 semanas de nacidas, las crías tienen 50 por ciento más de peso que sus padres.

En el pasado estas aves se capturaron para extraer de ellos un aceite inodoro empleado para cocinar. y para prender antorchas. La tala de los bosques y la cosecha indiscriminada de los pichones ha reducido las poblaciones de esta especie.